ADINBERRI HA PRESENTADO EN DATOS EL IMPACTO POSITIVO DE LOS PROYECTOS APROBADOS EN 2019

05 / 07 / 2021

ADINBERRI ha desarrollado un informe con las conclusiones finales de los proyectos aprobados en 2019 que responden a cinco objetivos: mejorar la calidad de vida de las personas mayores,   impulsar la innovación social, tecnológica y empresarial, la inclusión, el desarrollo de itinerarios de  formación y su capacidad de escalado hacia otras organizaciones, poblaciones o territorios

Cabe destacar que todos los proyectos están pensados para mejorar la calidad de   vida de las personas mayores:

  • El 30% de los proyectos están dirigidos a personas activas de más de 55 años.
  • El 56% a personas frágiles.
  • El 62% a personas con diferentes niveles de dependencia (física, cognitiva y social).
  • Y el 12% incluyen en sus actividades a las personas cuidadoras.

Los proyectos también cumplen con los retos identificados desde   ADINBERRI:

  • Así, el 40% de ellos impulsan estrategias y actuaciones ligadas a la prevención y la promoción de la salud.
  • El 37% están destinados a la atención y cuidados en el domicilio.
  • El 30% a la atención y cuidados en las residencias de personas mayores.
  • El 25% hacia la Economía Plateada.
  • El 25% al envejecimiento de valor.
  • Y el 31% a la cohesión social.

El impacto cuantitativo de la totalidad de los proyectos ADINBERRI 2019 ha sido un éxito implicando a:

  • 1.727 personas mayores de 55 años.
  • 20 residencias (representan el 30% de las residencias de la red guipuzcoana).
  • 48 personas profesionales.
  • 22 organizaciones del tercer sector y empresas.
  • 58 ayuntamientos (representan el 65% de los 89 municipios).

Además, los proyectos también han supuesto un gran impulso en la labor de ADINBERRI, mostrando un importante impacto cualitativo.

  • Han permitido realizar diagnósticos y estrategias de intervención social, cognitiva y nutricional sobre la situación de los diferentes perfiles.
  • Han facilitado la capacitación informal para personas cuidadoras y han generado guías de autocuidado para fortalecer el cuidado en el domicilio.
  • Han estudiado la anticipación del proceso de jubilación, el proyecto de vida posterior y cómo las empresas pueden contribuir a definir estos escenarios de transición.
  • Han mapeado las tecnologías disponibles, testado dispositivos y generado plataformas que conectan diferentes servicios para personas frágiles y dependientes con el el fin de mejorar su calidad de vida y fomentar la economía plateada estructurando nuevos modelos de negocios, que orientan los resultados hacia el mercado.

ADINBERRI concluye el informe con las lecciones aprendidas de esta experiencia positiva.

  • Los proyectos impulsados con financiación pública deben disponer de mecanismos de seguimiento y acompañamiento de calidad.
  • Es necesario fortalecer la calidad de la atención en el domicilio impulsando la capacitación de las personas cuidadoras informales
  • Es importante generar ecosistemas en los modelos de atención a la fragilidad.
  • Las tecnologías de realidad virtual han mostrado ser una herramienta potente para la estimulación cognitiva en personas mayores.

Es necesario conocer otras experiencias y proyectos de innovación social para el desarrollo comunitario.